Direcciones IPv4 ¿recurso de Internet en agotamiento?

Al igual que los recursos naturales y los combustibles fósiles, los recursos de Internet son finitos por lo que tarde o temprano se van a agotar. Tal es el caso de las direcciones IP en sus dos versiones existentes: IPv4 e IPv6. Siendo el número total de las primeras, cuatro veces menor, en lo que a la cantidad de bits se refiere, con respecto a las segundas, 32 bits contra 128 bits respectivamente.

Cuando IPv4 se diseñó a principios de la década de los 80 su número máximo, pero ideal de direcciones (cuatro mil millones), parecía astronómico. Hoy, cerca del 81 % del total ya han sido asignadas, es decir, sólo queda el 19% del espacio. En cambio, con IPv6 (340 trillones de trillones), no sólo cada habitante del planeta podrá tener su propia dirección, sino que cada célula del cuerpo podría tener una.

Si bien, las estadísticas sobre el agotamiento de las direcciones IPv4 no es algo nuevo y las fechas contempladas son únicamente aproximaciones; ahora han aparecido más noticias sobre el tema del agotamiento y empiezan a destacar algunas de ellas con la posibilidad de crear un clima de inestabilidad y una demanda por las direcciones IPv4, que se hagan notar como las últimas disponibles.



Por ejemplo, ARIN ha pronosticado el 2013 como fecha límite para adjudicar el último bloque; así es como recientemente anunció en un comunicado de su página de Internet (ver referencias), que ya no se garantiza el poder continuar con la adjudicación de direcciones IPv4 contiguas para todas las aplicaciones, por lo que recomienda al consejo directivo a trabajar en la política correspondiente haciendo un llamado a considerar el “migrar” a IPv6, aunque sería más adecuado utilizar la palabra “transitar”, dentro de los planes que cada ISP tenga; además, en EUA se estima que por el momento la adopción de IPv6 sólo es entre un 5 al 7%.